5/07/2010

LA SOLUCION DEL ENIGMA.


Hace unos días deje unas fotos de cinco toros de pelo jabonero. Pregunte a los seguidores de esta bitácora si pertenecían al mismo encaste. Las respuestas no se hicieron de rogar. Obviamente la similitud entre ellos era algo más que su capa, por lo que algunos se han acercado a la realidad y otros han acertado de pleno, caso del amigo Parrado. Aunque fue Fernando quien finalmente puso la respuesta más coherente, argumentando que la única manera de saberlo era un análisis de ADN, que sí se ha practicado en dos ganaderías de las cinco a las que pertenecen los animales que mostré.
El primer toro pertenecía, digo pertenecía porque murió hace dos inviernos, a la ganadería de Julio de la Puerta. Raíz vazqueña, tronco veragua, rama Braganza. Si lo comparamos con el toro de la fotografía número cuatro, de arriba abajo, perteneciente a la ganadería de los herederos de José Núñez Guerra, veremos que ambos tienen gran similitud. La badana, el cuello astracanado y la conformación corporal, nos dicen que tienen un mismo origen. Efectivamente es así. Tanto Julio de la Puerta como José Núñez Guerra compraron a Curro Chica reses, que en su día pertenecieron a la Casa Real Portuguesa. De ahí las analogías entre uno y otro toro. A pesar de que ambas ramificaciones de la ganadería de Curro Chica (veragua-braganza) llevan más de sesenta años separadas, de ambos toros no se puede negar que tengan una misma raíz.
El toro de la fotografía número tres pertenece a la ganadería de Tomás Prieto de la Cal. Ganadería de reconocido encaste vazqueño a través de los Duques de Veragua, Martín Alonso, Juan Pedro Domecq y José Enrique Calderón, y que hoy está reconocida por ser la más directa legataria del encaste creado por la familia Vázquez en los campos de Utrera en los siglos XVIII y XIX. Igual origen tiene el toro de la fotografía número cinco perteneciente al hierro de Javier Gallego. Esta ganadería fue formada, por el abuelo del actual ganadero, con una compra de ganado que hizo al Duque de Osuna, quien a su vez había adquirido la parte que heredase José Enrique Calderón Alcalde de su padre en 1949. Si comparamos ambos se aprecia que ambos toros tienen muchas cosas en común, a parte de la capa, pero que igualmente ambos muestran algunas diferencias, ocasionadas sin lugar a dudas por criterios selectivos distintos. La calidez de las tierras de Huelva ha dotado al “veragua” de Prieto de la Cal de un mayor afinamiento, mostrando el toro de Gallego un aspecto de “veragua” más arcaico y primigenio.
El toro de la fotografía número dos no es vazqueño ni veragua. Pertenece a una ganadería de reconocido encaste ‘domecq’ como es la de Fuente Ymbro. Lo cole de rondón para ver si alguien picaba.
Finalmente aclarar que dos de las citadas ganaderías, Julio de la Puerta (solo a la rama vazqueña) y Prieto de la Cal, al pertenecer a la UCTL se les hizo el pertinente análisis de ADN, resultando muy similares los resultados.

Foto: Duque de Veragua, según óleo obra de Ignacio Zuloaga en 1910. Colección del Museo San Telmo de San Sebastián

1 comentario:

emiliolentisco dijo...

Pues muchas gracias por la explicación.