4/08/2011

APOSTILLAS A LOS CARTELES DE LA FERIA DE CORDOBA 2011


Vieron la luz los primeros carteles de la era Chopera en Córdoba. Carteles que en líneas generales han caído bien entre la afición cordobesa. Esperemos que poco a poco, después de muchos sinsabores, el público vuelva a ocupar los tendidos del Coso de los Califas cordobés.
Son unos carteles interesantes que trataran de volver a revitalizar una feria que, por unas causas u otras, esta enormemente devaluada y que la nueva empresa tiene la “patata caliente” de devolver un esplendor que por historia y tradición corresponde a la ciudad.
Desde que vieron la luz pública muchos han sido los comentarios que los aficionados han hecho sobre su conformación. La mayoría de ellos favorables, pero otro hacen algún reproche o puntualizaciones a los mismos.
Nosotros desde esta modesta tribuna vamos a dar la nuestra sobre esta primera feria bajo la administración de la casa Chopera.
GANADERIAS
Un año más el encaste “domecq” vuelve a ser el protagonista. Solo las cordobesas vacadas de “La Quinta” y “La Castilleja”, esta última en la de rejones, romperán la hegemonía del denominado encaste “bodeguero”. Con la reducción de un festejo la verdad es que, viendo como está la cabaña brava, la cosa no da para más. El encaste “domecq” es mayoritario en el campo bravo y por tanto domina en todos los ciclos feriales. "Los Guateles", "Fuente Ymbro", del cordobés Ricardo Gallardo, "La Palmosilla", Juan Pedro Domecq y "Torrestrellas" apareceran por Córdoba y se verá lo que dan de sí. Personalmente apuesto por "Torrestrella". El juego del pasado año y la mano de don Alvaro aún viva es una garantía.
“La Quinta” con sus santacolomas será la excepción, al igual que en años anteriores lo fue Victorino, que representará una sangre brava distinta al encaste parladé-tamarón-domecq. Sería interesante poder abrir el abanico de sangres. Por ejemplo entre las bien vistas por los toreros, como la de “Núñez”, o los “marzales” de Gavira; o bien, por los aficionados al toro que no verían con malos ojos la aparición de los “saltillos” de Moreno Silva o los “veragueños” de Prieto de de la Cal.
Bonito es el gesto de repetir a la ganadería que acaparó todos los premios de la edición anterior. “Torrestrella” vuelve porque se lo gano en el ruedo, como se deben de ganar las repeticiones, el pasado año. Que lo haga con un cartel más o menos acertado es cuestión de gustos. Lo importante es que Córdoba volverá a ver el juego de los toros que el año pasado salvaron la feria ganaderamente hablando. Otros como Julio de la Puerta, Ana Romero o Gavira, no tuvieron la suerte de volver pese a su triunfo y aún están esperando.
MATADORES DE TOROS
Todos a una, sin repeticiones. A una sola tarde. Con tan pocos festejos totalmente plausible. Están todos los que son, pero no están todos los que son.
José Luís Moreno a mi juicio está mal colocado. Tras la dimensión dada el año pasado debería haber abierto cartel con la de “La Quinta”, ganadería que le viene bien a su toreo poderoso y de mano baja. Talavante no ha hecho nada en Los Califas. Sus actuaciones en la provincia tampoco han sido relevantes. Vuelve a aparecer por Córdoba con muy poquito en su haber. Se podría haber prescindido de él. Cayetano es un torero que apunta pero no termina de disparar. Lógicamente su presencia ha sido impuesta por Curro Vázquez para que Morante este presente en el ciclo. Otro que si no estuviese no pasaría nada.
Del cartel del jueves poco que objetar. No vamos a descubrir a Ponce, ni para lo bueno, ni para lo malo. De Morante de la Puebla se puede esperar cualquier cosa, y Manzanares es aliciente máximo tras las ultimas temporadas en las que estuvo ausente de Los Califas. El toro puede dar al traste con todo. No tiene justificación que estos toreros se anuncien con una ganadería que esta fallando mas de la cuenta y parece no encontrar una senda acorde a lo que necesita la fiesta. Si en lugar de anunciarse con los “artistas” lo hiciesen con esos nueve “tulios” que esperan destino en una finca de Castellón, la fiesta de los toros quizás luciera de otra manera.
El Juli y Perera hacen el gesto de matar los “santacolomas”. De agradecer desde luego, pero para los considerados figuras matar estos encastes no debería de ser un gesto, si no una obligación. El torero mandón y capacitado para todo, debe de matar de todo lo que haya en el campo. Matar los “cárdenos” es por tanto, para una figura del toreo, una obligación. Finito de Córdoba les acompañará, lo que pueda hacer, hoy por hoy, el de El Arrecife es todo un misterio. Del cartel del sábado no hablo. Solo me interesa Leandro. Un torero que sabe hacer el toreo y puede aportar algo a una tarde de “ranas”, saltos y carreras.
REJONEADORES
Sin lugar a dudas el cartel de rejones es al día de hoy, el mejor que se puede ofrecer en una feria. Los tres máximos exponentes del rejoneo actual. Cartelazo. Los aficionados al arte del rejoneo no tienen excusa alguna para justificar su ausencia a la plaza.
NOVILLEROS
Rematado el cartel con los dos novilleros más “puestos” del escalafón inferior. Con ellos el alumno de la Escuela Taurina de Córdoba, Juan Ortega, que tantas cosas buenas apunta. Buen cartel que se ve enormemente beneficiado con la inclusión de reses de “Fuente Ymbro”.
Sobre las ausencias de más novilleros locales poco que decir. Sus oportunidades tuvieron y no las supieron aprovechar. No obstante alguno parece que ha cambiado el “chip” y merece una segunda oportunidad. La plaza desde luego no se va a mover de su emplazamiento y la esperanza es lo último que se pierde.
Sobre el festejo sin picadores poco que contar. Solo hacer un ruego. Si vienen alumnos de escuelas de fuera, pedir trato reciproco para los de aquí.

1 comentario:

Eloy Fernández Bretones dijo...

Una cuestión para los más entendidos.
¿No hubiera sido mejor colocar una para el sábado de Victorino con una terna inusual con estos toros?
Por ejemplo sábado de feria toros de Victorino Martín para:
-José Luis Moreno (este no es inhabitual.
-El Juli
-Morante de la Puebla

Ese cartel bien vendido arrastra gente de toda España, taquillazo y encima calidad.
En este sentido Chopera me ha decepcionado. Más rana, más banderillas del esquiador...