3/29/2015

A MEDIO CAMINO, LO QUE FUE O LO QUE PUDO SER.(Crónica corrida de Montoro)


La sociedad actual está cambiando notablemente los valores. La fiesta de los toros, reflejo en parte de la sociedad de cada tiempo, no le va a la zaga. Siempre el valor fundamental de la tauromaquia fue la lucha entre la razón y la irracionalidad. La tragedia del combate siempre estuvo presente. Hoy todo ha cambiado. La lidia transcurre como algo muy establecido de antemano. El toreo de hoy es muy uniforme, demasiado, y plano. No hay lugar, salvo contadas ocasiones, para la épica ni la heroica. Hoy es todo amabilidad por parte de un público, en exceso condescendiente, siempre predispuesto a la diversión por muy poco que desde el albero se le ofrezca. El toro, pilar sobre el que se debe sustentar la fiesta, es un animal seleccionado para ser un colaborador y no un contrincante, con lo que el concepto actual de la tauromaquia difiere mucho del primigenio.
¿Quiere esto decir que la corrida de ayer de Montoro fue mala? No. Pero pudo ser mucho mejor de lo que fue. En primer lugar decir que el coso, en el debut de la nueva empresa tras años de travesía por el desierto, presento una buena entrada. También hay que decir que la corrida enviada por Román Sorando estuvo bien presentada, alguno con un trapío de superior categoría de la plaza, y además ofreció un notable juego. Si no alcanzó el sobresaliente fue, sin lugar a duda,  porque solo se vieron sus virtudes en el tercio de muerte. Tuvieron clase, calidad y brindaron el triunfo en bandeja a sus matadores. Hoy que de seis toros que se lidien, cuatro den buen juego y los otros dos sirvieran mientras les duro el fuelle, es para darse con un canto en los dientes. Eso sí, quedaron inéditos en la suerte de varas, cosa normal en esta época, aunque alguno, primero y sexto, acudieron alegres al caballo en la única vara que tomaron.
Ante ellos los toreros estuvieron cada uno en su son y con los pecados del llamado toreo moderno. Los espadas de hoy, están hechos a una lidia monocorde y plana. En cuando sale un animal que se sale un poco de lo cotidiano, se caen muchos mitos, incluso de aquellos que comandan el escalafón. ¿Estuvieron acaso mal los toreros? Pues no. Pero pudieron, y debieron, estar mucho mejor.

Encabezaba el cartel Manuel Díaz 'El Cordobés', un torero veterano, con muchos años de alternativa, que se mantiene en las ferias y carteles gracias a la leyenda tejida en sus inicios, así como por su fácil conexión con el tendido. Cierto es que tuvo años en los que en ocasiones alcanzaba lucimiento con el capote, o bien, en el toreo al natural. Ayer estuvo en su línea habitual. O lo que es lo mismo, fácil y con línea directa con el público, muy voluntarioso, heterodoxo, con entrega, pero poco más. Sus dos labores muleteriles tuvieron las mismas carencias. Falta de reposo, ventajosa colocación y demasiado artificio.  ¿Estuvo mal? Según el condescendiente público de hoy, no. Pero con el material que tuvo en frente, y sobre todo por respeto a los auténticos valores de la fiesta, debió de estar mucho mejor.

'El Fandi' es otro caso singular en el escalafón actual. Torero de los denominados poderosos, con unas facultades físicas impresionantes y con un oficio ante la cara del toro envidiable. El de Granada se encontró con dos toros de muy distinta condición, aunque ninguno le pusiera en evidencia ante el tendido. En su primero, al que no permitió que lo picaran, tras banderillearlo haciendo gala de su aptitudes físicas, le cuajo una faena que planteo de forma clásica y ortodoxa. Correctamente colocado, siempre intento hacer el toreo según los cánones, pero con un resultado muy desigual. Unas veces las cosas salían, destacar algún natural suelto de mucha calidad, y otras no, resultando en ocasiones los vuelos del engaño tropezados y enganchados. Conclusión: cuando no se puede no se puede y además es imposible. Mató con facilidad y obtuvo dos orejas justas, pero de escaso continente. Su segundo fue un animal que tuvo un comportamiento de más a menos y su labor quedo como una sombra que pronto se desvaneció. Incomprensible que un torero de su condición y calidad este ocupando un lugar privilegiado en el escalafón, mientras otros muchos calientan el sofá del salón de su casa.


Juan Ortega cuajó el mejor toreo de la tarde. Era su segunda actuación tras su alternativa, lo que conlleva que sea el menos rodado de la terna, pero su actuación estuvo salpicada de detalles que tuvieron verdad, sentido y belleza. Presentó sus credenciales al recibir con unos gallardos lances a la verónica a su primero, para luego hacer un quite por gaoneras de mucho ajuste. Con la muleta su labor tuvo personalidad aunque pecara, cosa perdonable por la bisoñez, de falta de continuidad. Tardó en cogerle el ritmo a su oponente, pero una vez centrado, destacó en el toreo al natural. Mató eficazmente y cortó las dos orejas de más peso de la tarde. En el sexto volvió a estar en el mismo son. Pulcritud, medida, mesura, personalidad y sentido de la estética fueron sus virtudes. Tras media estocada y un golpe de descabello cortó un nuevo trofeo lo que le llevo a ser el triunfador numérico de la tarde, una tarde que pudo ser mucho más de lo que fue.

3/28/2015

PRESENTACION DEL CARTEL CONMEMORATIVO DEL 50 ANIVERSARIO DE LA INAUGURACION DE LOS CALIFAS


Imbuidos en los previos a la Semana Santa, en la noche de ayer se celebró en las Caballerizas Reales de Córdoba, la presentación del cartel conmemorativo del 50 Aniversario de la inauguración del Coso de los Califas de Córdoba. 

La denominada Fusion Internacional por la Tauromaquía (FIT), donde se encuentra la empresa "Emtsa" arrendataria del coliseo cordobés, organizó un acto, que fue conducido por Manuel Molés, en el que estuvieron presentes los componentes del cartel inaugural, es decir, los matadores de toros, José María Montilla, Manuel Benítez 'El Cordobés' y Gabriel de la Haba Zurito, así como el hijo del ganadero Carlos Nuñez, a cuya vacada pertenecieron los toros aquella recordada tarde de 1965, con quienes se celebró una animada tertulia tras la presentación del cartel conmemorativo, quien además asistió como representante, en su calidad de presidente, de la Unión de Criadores de Toros de Lidia.

La corrida del aniversario, que a la vez servirá para inaugurar la temporada 2015 en el colo califal, tendrá lugar el día 9 de mayo. La corrida, igual que la que ahora se conmemora, tendrá carácter benéfico y su recaudación se destinará a la Asociación Española Contra el Cancer y en ella actuarán los matadores de toros  Juan Serrano “Finito de Córdoba”, José Antonio “Morante de la Puebla”, Julián López “El Juli”, José María Manzanares, Alejandro Talavante y Julio Benítez “El Cordobés”. Los toros a lidiar pertenecerán a los hierros de Fuente Ymbro, Juan Pedro Domecq, Garcigrande, El Pilar, Núñez del Cuvillo y La Palmosilla.

El cartel conmemorativo es una recreación y actualización del cartel original llevada a cabo por su autor Mariano Aguayo.

El acto contó además con la presencia del alcalde de la ciudad, José Antonio Nieto, el empresario, José Cutiño, el presidente de la sociedad propietaria de la plaza de toros de Córdoba y el matador de toros, Juan Serrano "Finito de Córdoba". Cutiño, en representación de FIT, manifestó:  “Estoy emocionado. Este lugar es especial como lo es Córdoba en el toreo. Venimos con mucha ilusión para conseguir recuperar esta plaza y que Córdoba se sitúe donde merece. Todos los toreros anunciados han mostrado su disposición total e interés por estar presentes en el 50 aniversario de la plaza”.

Finito de Córdoba también se mostró entusiasmado por el cartel y dijo sobre la fecha del festejo:  “Es un día grande para Córdoba. Verme anunciado en este cartel con cuatro grandes figuras del toreo y además estaremos dos toreros cordobeses. Felicito a la empresa por lograr juntar a seis toreros para un acontecimiento así, no ha debido ser fácil”.

Tras la presentación del cartel, se ha dado paso a una tertulia con los toreros que inauguraron la plaza hace 50 años, en la que han bromeado, contado anécdotas y mostrado su ilusión ante esta nueva etapa que se inicia en Córdoba. José María Montilla, Manuel Benítez “El Cordobés” y Gabriel de la Haba “Zurito” guardan un recuerdo especial de aquella tarde inaugural del Coso de los Califas de 1965. El torero veterano del cartel, José María Montilla ha recordado : “La plaza se inauguró por el tirón que tenía Benítez”. Gabriel de la Haba “Zurito” guarda un recuerdo especial de aquella tarde: “Aquel día corté las dos orejas pero no salí a hombros por respeto al Cordobés, que resultó cogido”. Una de las anécdotas de la tarde ha sido la protagonizada por Manuel Benítez “El Cordobés”, quien ha manifestado: “Yo por hubiera toreado pero la empresa ha preferido poner al Fino en vez de a mi”.








3/01/2015

SALVADOR CORTES SALVA NOTABLEMENTE SU COMPROMISO EN ECIJA


La fiesta de los toros no es para nada previsible. Aunque en la actualidad, más que nunca, se tiende a la homogeneización del espectáculo, aquí, dos más dos nunca suman cuatro. Todo el desarrollo de la trama se realiza con un material que no es inerte. El toro, es un ser vivo, un animal que no es dúctil a la mano del hombre para que este exprese su sentimiento y sea capaz de crear una obra de arte efímera en el tiempo y en espacio, aunque no en la memoria.

Salvador Cortés preparó su actuación en solitario en Ecija con mucho mimo. Todo se cuidó con pulcritud en los más mínimos detalles. El torero hispalense se jugaba mucho en esta su primera actuación de una temporada, que pretende sea de inflexión en su carrera. Todo salió a pedir de boca. Ambiente de toros en la vieja Astigi, buena entrada en los tendidos, un público ávido de diversión, y que ha demostrado que cuando se oferta algo novedoso y con interés, no duda por pasar por taquilla.

También, el toro, el material para crear y desarrollar la inspiración fue cuidado con celo. Se apostó por seis toros de distintas ganaderías y de distintos encastes. Como es normal, la variedad estaba asegurada, como así fue, pero de seguro algunos no cumplieron con las expectativas que de ellos se esperaban. Distintos entre sí, cosa más que lógica, se encargaron de ir modulando las sensaciones de todos, público y profesionales sobre el ruedo, a cada momento. Su variado comportamiento hizo que el festejo tuviese muchos dientes de sierra, muchas simas y que la heterogeneidad se fuese imponiendo a medida que pasaba la corrida.

Ante ellos ¿cómo estuvo Salvador Cortés? La verdad es que anduvo toda la tarde muy dispuesto y con ganas de agradar. Saldó su actuación con seis orejas en el esportón, así como una buena faena al un buen toro de Albarrán, y sobre todo, muchos detalles de calidad durante toda la tarde. Se puede decir que tuvo una notable actuación en líneas generales. ¿Pudo estar mejor? Puede que si estuviera más toreado tal vez, pero a su favor hay que decir que nunca volvió la cara y que estuvo solvente y sobrado delante de los siete toros que estoqueo.

En su primero, un toro de Juan Pedro Domecq con el hierro de Parladé, mostró sus disposición al lancear con gusto a la verónica. Brindó el trasteo de muleta al pintor Alex y cuajó una faena de buen trazo mientras que el toro aguantó. Faena de más a menos a la que puso rubrica con una buena estocada que le hizo cortar la primera oreja de la tarde.

En segundo lugar se dió suelta a un ejemplar de Partido de Resina, los añejos 'pablorromeros' que fue el antónimo de lo que debe de ser un toro bravo. Falto de fijeza y abanto de salida, pronto mostró un punto de mansedumbre que hacía imposible la práctica del toreo tal como hoy se concibe. Cortés tiró de toreo sobre las piernas y de aliño para acabar de una certera estocada. Ovación para el espada y pitos para el toro.

En tercer lugar se lidió el toro de la tarde. Un animal de nombre 'Monteria' de la ganadería de Luís Albarran. Un animal que aunaba todas las características propias del encaste de 'murube'. Buen tranco, fijeza, galope y calidad en sus embestidas. Cortés lo recibió con una larga a porta gayola para continuar toreando con buen trazo a la verónica. Buena vara la que recibió el de Albarrán. Cortés lo banderilleó con solvencia, aunque de forma desigual, destacando el segundo par de dentro a fuera. Brindó la faena a Espartaco y cuajó una labor compacta e interesante. Dio distancia a su oponente luciéndolo durante todo el trasteo muleteril. Destacaron los muletazos ligados sin enmendarse, fundamentalmente sobre la mano derecha, para concluir con pases de adorno y unas ceñidísimas bernardinas. Cobró media estocada que refrendó con un golpe de descabello obteniendo dos merecidas orejas. Sin lugar a dudas fue la faena más rotunda de la tarde.

El cuarto tenía el hierro de Albaserrada, propiedad de Victorino Martín, presente en la plaza. Cortés quedó inédito con el capote. El de 'victorino' no dio lo que se esperaba de él. Fue un animal soso y con poca transmisión, pero eso sí, con unas embestidas por el pitón izquierdo dulces como la melaza. El matador se dio cuenta de ello y centró su labor toreando al natural. Aprovecho la calidad del animal y ofreció una versión de toreo templado y mostrando se sentido de la estética. Cobró una estocada que bastó y una nueva oreja fue a parar al esportón.

A porta gayola se fue a recibir al quinto de la suelta. Un jabonero con el hierro de Javier Molina que apuntó pero no acabo de romper. Tras quedar inédito con el capote, por culpa de la brusquedad del toro, se mostró de nuevo entregado y cuajando una faena por encima de las condiciones del toro. Faena desigual ante un toro de igual condición que marcó el desarrollo de la labor del torero. Una certera estocada, precedida de un pinchazo fue suficiente que el público, como premio a su entrega y tesón, pidiera una oreja que a la postre fue concedida.

El sexto perteneció a la ganadería de Los Recitales y era todo un buen galán como se decía antiguamente. Un torazo propio de una plaza de superior categoría. Pero todo quedó en fachada. El animal tuvo un comportamiento de más a menos y sus condiciones hicieron imposible el lucimiento de Cortés. El matador se tuvo que conformar en mostrar nuevamente su disposición y realizar un trasteo entre los pitones, muy cerrado en tablas, que le valió para cortar, tras un pinchazo y estocada, una nueva oreja.

Mató el sobrero, otro toro con el hierro de Los Recitales, con el que no pudo poner la rúbrica, que seguro deseaba para la tarde, pues el animal pronto se apagó haciendo imposible el lucimiento.

En resumen. Notable actuación de Salvador Cortés que salvó con solvencia la apuesta realizada, en una tarde en la que el comportamiento de los toros lidiados fue marcando el desarrollo de la lidia de forma notoria, e hicieron que quedara la impresión de ver la botella medio llena, o medio vacía, según con el ojo que se mire.

GANADERIAS: Todos bien presentados y de juego desigual. Parladé (1º); Partido de Resina (2º); Luis Albarrán (3º); Victorino Martín (4º); Javier Molina (5º) y Los Recitales (6º y 7º como sobrero de regalo). Noble el primero, manso el segundo, bravo y con calidad el tercero, desigual el cuarto y con poca historia los tres últimos.
TORERO: Salvador Cortés (rosa y oro con sedas de colores), en solitario. Oreja, ovación, dos orejas, oreja, oreja, oreja y ovación.

INCIDENCIAS: Plaza de toros de Ecija. Corrida de toros con motivo del Día de Andalucía. Más de un tercio de entrada en tarde agradable. Destacaron en cuadrillas Robles y Reyes Mendoza. Asistieron al festejo personajes vinculados al mundo del toro, caso de Victorino Martín, padre e hijo, o Juan Antonio Ruiz 'Espartaco', así como del mundo del espectaculo, como Los del Río y la cantante Patricia Vela.

2/26/2015

LA PRESENTACION DE FIT EN CORDOBA


En el día de ayer, la nueva gestora del Coso de Los Califas, Fusión Internacional para la Tauromaquia, presentó en el Ayuntamiento su proyecto para el presente año 2015, en el que se conmemora el cincuenta aniversario de la inauguración de la plaza de toros.

El plan de trabajo trazado se fundamenta en una puesta en valor de todo lo relacionado con el mundo de los toros, para tratar así, de acercar la efeméride a la sociedad cordobesa. Durante este año el mundo de los toros estará presente y cercano a público cordobés, y a todos los que nos visiten, mediante actos que irán desde los obligados festejos taurinos, a otros de ámbito cultural y que contaran con la colaboración de organismos públicos, caso del Ayuntamiento y Diputación y otros organismos privados, caso de la Asociación Española Contra el Cancer, como así los integrantes del cartel inaugural, José María Montilla, Manuel Benítez 'El Cordobés' y Gabriel de la Haba 'Zurito'.

Córdoba por historia en el mundo de los toros no se encuentra a día de hoy en el lugar que le corresponde. Actualmente se vive un momento excesivamente delicado. La Córdoba taurina precisa mucho trabajo, mucha dedicación, mucho mimo y sobre todo mucho cuidado con no caer en errores ya cometidos, y que a la postre son la causa fundamental del poco peso especifico que tiene hoy la ciudad en el llamado planeta toro.

En el aspecto taurino, Córdoba fue siempre una plaza de temporada. Antaño se celebraban festejos en determinadas fechas del año. Eran clásicas las de San José, Domingo de Ramos o Resurrección, primeros días de junio, festejos de promoción nocturnos durante el verano y el cierre final durante los últimos días de septiembre coincidiendo con la desaparecida feria de otoño. Luego los intereses de unos y de otros, hicieron que los festejos obligados en el contrato de arrendamiento con la propiedad, se celebrasen en la semana de feria y adiós muy buenas. Esa fue la causa fundamental de que los toros perdieran su carácter de espectáculo de ocio durante el año. Sería vital no centrar la actividad taurina solo en la feria de mayo, si no tratar de recuperar, cuando la situación lo permitiera, otras fechas así como los festejos de promoción para que sirvieran de vivero de nuevos valores para la renovación del escalafón. Y lo más importante aún, buscar un tipo de toro para Córdoba al igual que existe en otras plazas. Un toro rematado, integro y de presentación digna, así como que se abrieran las puertas a ganaderías poseedoras de encastes minoritarios, hoy en serio peligro de extinción.

Por ello, los actos culturales, además de la puesta en valor de nuestra historia en el mundo de los toros, deben de servir para mostrar a los nuevos públicos, y a todos los que se acerquen a la tauromaquia con motivo de la efeméride que se conmemora este año, los auténticos valores, hoy en serio peligro, que hicieron que la fiesta de los toros forme parte de nuestra cultura.

El Día de Córdoba
26/02/2015




2/22/2015

SALVADOR CORTES, COMPROMETIDO CON LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD.



El torero Salvador Cortés ha visitado este fin de semana las instalaciones de PRODIS Écija, entidad dedicada a la atención a las personas con discapacidad intelectual de Écija y su comarca. El diestro sevillano ha pasado una mañana con ellos para invitarles personalmente a la corrida goyesca del próximo sábado 28 de febrero, en la que actuará en solitario frente a toros de Victorino Martín, Partido de Resina, Javier Molina, Los Recitales, Juan Pedro Domecq y Luis Albarrán.

Junto a PRODIS, otras dos asociaciones astigitanas están invitadas al acontecimiento: Aproni y La Raíz, dedicadas respectivamente a la atención de personas en riesgo de exclusión social y al cuidado de niños con discapacidad intelectual y sensorial.

Para Salvador Cortés, se trata de "una acción necesaria: hay que dar visibilidad a los colectivos desfavorecidos desde todos los ámbitos de la sociedad y el toreo no puede ser menos. Por eso quiero poner mi granito de arena para que en una fecha tan importante para mí puedan acompañarme personas cuyo día a día es una lucha continua y que se merecen un reconocimiento y una atención especial".

Además, el próximo martes 24 de febrero el propio Salvador Cortés impartirá una clase de toreo de salón gratuita para todos los niños de Écija que quieran acercarse al mundo del toro y aprender a coger los trastos.

SALVADOR CORTES EN LA CUENTA ATRAS.


El torero hispalense comienza el final de la cuenta atrás para su gesta en la plaza de Ecija. Una corrida que se desea sea un punto de inflexión en su carrera, y sirva para relanzar la misma. Un éxito rotundo debiera de ser causa para ser incluido en los carteles abrileños de Sevilla.

PIO PIO QUE YO NO HE SIDO. (Comunicado de EMTSA y la FIT)


COMUNICADO EMITIDO POR EMTSA Y LA FIT
Dada las informaciones publicadas en diferentes medios de comunicación durante los últimos días, la Fusión Internacional por la Tauromaquia y ETMSA en particular, aclaran las siguientes cuestiones.
1. En ningún momento ETMSA ha tenido ni tiene interés en actuar en contra de la empresa Pagés, que gestiona la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Sevilla. Plaza por la que este grupo empresarial taurino tiene un respeto absoluto tanto por su historia, como por su afición y por lo que significa en el toreo.

2. No ha existido por parte de ETMSA, ni de la FIT desde su reciente creación, el más mínimo interés por ser empresarios o gerentes de la Maestranza, como infundadamente se ha venido afirmado en algunos medios. Nunca hemos hecho movimiento o gestión alguna en esta dirección.

3. ETMSA, dado los valores por los que se rige, no opera ni procede de semejante forma. Su filosofía de trabajo como empresa taurina durante más de 40 años, ha sido de máximo respeto hacia todos los estamentos y partes que conforman el mundo de los toros. Esa es la base fundamental e irrenunciable del proyecto que se inicia estatemporada en España. Nunca se ha boicoteado a terceras empresas ni se ha condicionado la voluntad de ningún torero, ni mucho menos condicionado la actuación de toreros en empresas diferentes a la nuestra.

4. EMTSA solicita a la empresa Pagés -en caso de que dicha empresa sea la fuente de esta falsa información- y/o a cualquier persona o medio de comunicación, que comprueben con hechos y argumentos sólidos las especulaciones que han circulado en los diferentes medios.

5. Resulta indignante que, por segundo año consecutivo, se acuse falsamente a ETMSA como la causante de la decisión personal de cinco figuras del toreo quienes decidieron no actuar en la Feria de Sevilla por no estar de acuerdo con las gestiones de la empresa responsable de la Plaza.

6. En cuanto a la contratación del matador de toros José Antonio Morante de la Puebla, la intención del torero en todo momento ha sido estar presente en Sevilla, por ser su plaza y por lo que le debe a esta afición que siente como suya. Finalmente no se llegó a un acuerdo en las negociaciones ya que la empresa Pagés antepuso su interés personal al interés del abonado y de la afición de Sevilla. Los carteles que ofreció la empresa estaban muy por debajo de la calidad de la Plaza que gestionan. La postura más cómoda para Morante de la Puebla era aceptar ir varias tardes a Sevilla, con las ventajas personales, profesionales y económicas que esto implicaba. Al tomar esta difícil decisión, Morante privilegió los intereses de los abonados y de la afición de Sevilla a los suyos propios ya que la feria que ofrecía la empresa Pagés, a su entender, no era del nivel que merece y que ha tenido siempre Sevilla.

7. Afirmamos de forma contundente que el tema económico no ha sido causa o motivo de desacuerdo ya que nunca se trató durante las negociaciones.

8. Queremos desmentir rotundamente la información publicada en el diario ABC de Sevilla sobre este asunto, argumentando en términos totalmente falsos una conversación entre Morante y el Sr. Alcalde de Sevilla. Es cierto que Morante contestó al Sr. Alcalde un mensaje, pero jamás en los términos que se exponen en este diario; ni nombrando a la empresa que lo apodera ni a D. Alberto Baillères en ningún momento. Tampoco es cierta la supuesta llamada al matador de toros José María Manzanares, que incluso ya desmintió el propio torero alicantino. Todo es totalmente falso y como consecuencia se emprenderán acciones legales.

9. Por la importancia que tiene Sevilla y su plaza de toros para Morante de la Puebla, el matador de toros deja abierta una puerta, con otros posibles interlocutores, siempre y cuando el interés sea hacer una gran feria. Morante es consciente de lo que significa la Feria de Sevilla a todos los niveles para esta ciudad y para el toreo en general.

10. En cuanto al matador de toros Alejandro Talavante, la decisión de no torear es estrictamente personal del diestro. A Talavante le llamaron a última hora y sin darle la categoría que el matador se merece.

11. Talavante deja claro que su deseo este año era torear en Sevilla y que tan solo exigía a cambio un trato de respeto y acorde a su trayectoria, y que la empresa se lo ofreciera por equilibrio y justicia, pero no a última hora y obligados por la necesidad.


REFLEXIONES A LA LUZ DE LA LUMBRE. ¿Hacía donde camina el torero?


El día amanece gris. Sobre el suelo está patente  la pátina brillante que ocasiona de la lluvia. En las hojas de la yedra, que hay en el patio exterior, las gotas caen de forma despaciosa desde el cielo de tono cárdeno. El ambiente invita a quedarse al calor del hogar. Todo es propicio a reflexionar y pensar el motivo de las cosas que nos rodean. Confieso que últimamente de doy muchas vueltas a la cabeza. A estas alturas de la vida me hago muchas preguntas. Será la madurez, o que va uno para viejo, pero trato de buscar explicaciones a muchas cosas que he defendido a capa y espada.

La fiesta de los toros es una de mis pasiones. Me la inculcaron desde pequeño como algo grandioso. Un acto en el que se enfrentan un hombre, con su conocimiento, y un animal salvaje como el toro, con poder y fuerza bruta. Un ritual donde la muerte siempre está presente. Una liturgia donde el tótem sagrado es el animal y el hombre el oficiante. Un ceremonial donde el hombre puede perder la vida. Así me lo inculcaron y así lo he entendido.

Hoy defender la hegemonía del toro está mal vista. Si se habla solo del toro, de su evolución, de su diversidad, de su poder, de su historia, o de su puesta en valor verdadero, los mismos que se dicen taurinos te miran por encima del hombro. Para ellos eres un integrista, un talibán, un ser que desea una fiesta trágica y sangrienta. La fiesta de hoy es una fiesta amable, una fiesta donde el hombre utiliza su inteligencia, y no ante el toro, para medrar y vilipendiar la esencia de la fiesta misma. Hoy se 'torea' más en los despachos y entre bastidores que en el ruedo. Los trust empresariales manejan el mundo del toro en un sistema egoísta e injusto, eso sí, pensado para obtener pingües beneficios exponiendo muy poco.

Muestra de todo lo escrito no es otra que la que hay liada en la organización de las primeras ferias del año. En Valencia y Castellón se ha castigado a los triunfadores de la temporada pasada y se ha premiado a los de siempre. Incluso se ha maltratado a un ganadero serio e integro como Fernando Cuadri. Por Sevilla también pintan bastos y de los gordos. Tras el boicot del pasado año por parte del denominado G-5, a saber Morante, El Juli, Talavante, Perera y Manzanares, este año las aguas siguen revueltas puesto que solo el torero de Alicante está contratado para el ferial abrileño. Los demás siguen en sus trece. Esta semana Morante se descolgaba de los carteles argumentando que la empresa no es digna de regentar una plaza como la Maestranza sevillana.

El caso tiene muchas lecturas. Personalmente me inclino por la expuesta por Vicente Zabala de la Serna y Carlos Crivell en las páginas del diario El Mundo. Parece que un magnate allende de los mares, que curiosamente apodera a Morante, y que a base de golpe de talón pretende regentar la coqueta plaza sita en el Arenal sevillano.

Ya maneja parte del toreo en su país y ha desembarcado en España para tratar de ser amo y señor de la fiesta de los toros. Primero adquirió una ganadería de renombre, aunque pasara un mal momento, como es Zalduendo. Luego le compró a Litri hijo su finca para que sirviera de predios a la torada adquirida. Más tarde sorprendió pujando y haciendose con los destinos de una plaza de primera categoria, eso si sumida en las profundidades como es Córdoba. Y por último se unió a un avispado empresario francés y a otro español, para formar una autodenominada Fusión Internacional por la Tauromaquia (FIT) para potenciar la fiesta de los toros en toda su extensión.

Su propósito no es otro que organizar el toreo a su antojo y beneficio, regentando plazas y apoderando toreros tanto de aquí como de allá, teniendo sus miras en hacerse con la gestión de las Ventas y la México a medio plazo.

No me gustan estos salvadores del toreo que fundamentan todo en su poder económico. No me gusta tampoco como está el toreo en el país de donde viene este señor, si la España taurina está viciada, que decir de la mexicana donde el toro importa cada vez menos. Y me gusta aún menos porque estos señores son los encargados de administrar la plaza de mi tierra, a la que otro salva patrias allende de la mar océana dejó sumida en el barro.


No quiero ser pesimista pero esto cada vez tiene peor color. Un color plomizo como el del cielo de hoy. Por eso prefiero seguir soñando con toros de verdad, de los que dan emoción y fuerza a la fiesta. En toros que vendan cara su vida y que su sangre brava sea tan heterogénea como fue en tiempos pasados. Y por supuesto que haya toreros y hombre capaces de enfrentarse a ellos. Si el sueño se hiciese realidad tendríamos fiesta de toros para siempre. 

2/11/2015

¿IMPORTA CÓRDOBA AL FIT?


Córdoba comienza a coger complejo de Cenicienta. Desde que en el pasado mes de junio Los Califas cerraran sus puertas, poco más ha sonado Córdoba en el planeta toro. Pasó de puntillas septiembre, eso si, con la nostalgia y recuerdo de los festejos que se celebraban por la Fuensanta o las Mercedes. Pero el coso de Ciudad Jardín no abrió, un año más, por otoño. Córdoba muy a pesar de su historia, agoniza irremediablemente en el planeta de los toros.

Cierto es, que sus últimos gestores, venidos de ultramar, fueron nefastos. Cierto es también, que la afición, el gran público ya lo hizo hace más tiempo, ha dado la espalda a la Córdoba taurina. Lo que acontece en el dorado albero califal no repercute para nada en el panorama taurino. Córdoba comienza a coger complejo de Cenicienta.

Los propietarios del coliseo decidieron, no sin antes hacer muchas cábalas, adjudicar la gestión de la plaza a un grupo mexicano liderado por el empresario azteca Alberto Bailleres, adjudicación que fue celebrada mayoritariamente, eso sí, con las reservas lógicas tras la oscura experiencia de la empresa anterior. Pronto se anunció que en enero la nueva gestora, llamada Espectáculos Taurinos Mexicanos, S.A. (ETMSA), presentaría a la sufrida y paciente afición cordobesa su hoja de ruta para sacar la plaza del ostracismo.

Ha pasado el mes de enero, también prácticamente medio febrero, y nadie ha movido ficha. Solo se ha sabido que la empresa mexicana, y nueva gestora de Los Califas, ha unido fuerzas con los empresarios José Cutiño y Simón Casas para dar a luz un proyecto, que se ha denominado pomposamente Fusión Internacional por la Tauromaquia y que dice pondrá en valor una fiesta que pasa por momentos delicados.

Por lo pronto se me ocurren, así a bote pronto, un par de preguntas. ¿Se contemplaba en el contrato de arrendamiento que la nueva gestora explotara la plaza en unión de terceros? ¿Tienen idea los componentes del FIT lo que necesita realmente Córdoba? Nadie hasta ahora ha dicho esta boca es mía. Ni propietarios, ni representantes del grupo mexicano. Tampoco nadie, en representación, de este nuevo trust ha hablado de la recuperación de Córdoba. 

Córdoba necesita trabajo. Hasta ahora el nuevo grupo no ha dicho esta boca es mía. No se conocen los objetivos ni nada sobre esta primera temporada. Urgía ante todo organizar la 'mediática' feria de Olivenza. Un miniciclo en el que el toro estará ausente y en el que se ha programado más de lo mismo, incluso con nombres que han vuelto sin que nadie los haya llamado. Ahora estarán quebrándose la cabeza con las Fallas, donde se configuraran unas combinaciones, que según lo que se va apuntando y conociendo,  volveremos a ver lo que tenemos más que visto.

Mientras tanto Los Califas, que este año cumple medio siglo de vida, continua a la espera para conocer su futuro. Córdoba es segundo plato, si me apuran hasta tercero, para un trust empresarial que desconoce, ni se preocupa de conocer, lo que Córdoba demanda. Luego vendrán las prisas. Se improvisaran dos o tres carteles con el consabido intercambio de cromos y con animales a lidiar de cualquier 'gatada', perdón torada, demandada por los toreros que dicen dar lustre a un escalafón envejecido y falto de renovación.


Parece que nadie se preocupa por Córdoba. Poco importa su historia, ni tampoco lo que aportó al toreo. Plaza que se ha convertido en una 'tercerona' sin fuste ni empaque alguno entre el toreo moderno. ¿Llegará algún día la hora de un deseado renacimiento? La esperanza es lo último que se pierde. Ojala lo vivamos pronto, porque por ahora solo tenemos complejo de Cenicienta.

2/07/2015

EL CORDOBÉS NO NECESITA MEDALLAS


No cabe duda alguna que Manuel Benítez 'El Cordobés' es un genio. Un genio de los que  nacen de muy tarde en tarde. Un ser único, poseedor de un carisma que sólo poseen los elegidos y por tanto una personalidad arrolladora. Podrá gustar más o gustar menos, pero Benítez siempre ha sido, y será, punto y a parte. En el toreo 'El Cordobés' fue un revolucionario. Un heterodoxo que llevó a límites insospechados la ortodoxía más pura del torero. Con 'El Cordobés' se llega al límite entre la fusión del hombre con el toro. Toreó más que nadie, donde quiso y con quien quiso, impuso el toro que mejor le venía a su 'revolución', puso en jaque a los empresarios más poderosos de su época, a los que obligó a peregrinar hasta Córdoba, gano más dinero que nadie y también que sus compañeros viesen color a sus honorarios. Hizo lo que le vino en gana en el toreo. Cosas de genios.

Si en la plaza 'El Cordobés' marca el culmen del dominio del hombre sobre la bestia, fuera de los cosos, el torero de Palma del Río, marca una época. Es la España de los sesenta, del desarrollo, de una incipiente apertura hacía el exterior. El pueblo llano, marcado aún por la tragedia del 36, ve en Benítez una especie de 'mesias'. Un hombre que salió de la miseria más absoluta para codearse con la beatiful people de todo el mundo. Ahí quedaron sus fotos con el jefe del estado español, con el mismisimo presidente de los Estados Unidos y sus portadas en la revista americana Life. 'El Cordobés' es un ídolo del pueblo salido desde lo más profundo del mismo.

La figura de torero y de la persona fue, y sigue siendo, discutida. 'Que hablen de ti aunque sea mal' es la consigna. 'El Cordobés' tiene sus detractores, sus inquisidores y sus enemigos. En la plaza y fuera de élla su magnetico carisma fue suficiente para salir airoso. Aunque su época pueda parecer pasada 'El Cordobés' sigue muy presente en esta sociedad actual que lucha por superar la zozobra de identidad donde esta inmersa.


Ayer saltó la noticia. Manuel Benítez 'El Cordobés' fue galardonado con la Medalla de Oro a las Bellas Artes 2014. Un premio que es un reconocimiento a su trayectoria profesional, un premio que equipara la tauromaquía a otras disciplinas artísticas. Un galardón que años atrás estuvo rodeado de polemica. Paco Camino y José Tomás lo devolvieron cuando fue concedido a Rivera Ordoñez. ¿Traera esta concesión a Benítez de nuevo polvareda? Quien sabe. Siempre tuvo sus enemigos, pero lo que queda claro que lo que aes portó 'El Cordobés' al toreo y a la España de su época, no se mide con la concesión de una medalla de oro. Benítez no necesita medalla alguna. Ya la tiene por haber sido estandarte y modelo de España marcando una étapa de su historia. Todo un genio y sobre todo un artista. ¡Enhorabuena V Califa!

Salvador Giménez
El Día de Córdoba (07/02/2015)