1/12/2008

TERTULIAS CON RAFAEL EL VAQUERO


Córdoba tiene una cultura muy particular y que no es otra que la de las tabernas. Popular, de transmisión oral y llena de riqueza, sobre todo por la gran variedad de temas que se abordan sobre el frío mármol de un mostrador y ante unas copas de Montilla-Moriles. En las tabernas de la ciudad se han vivido a lo largo de la historia grandes debates. Ninguno habrá arreglado la situación del país, pero las soluciones aportadas han sido muchas. También se han debatido posiciones teologales que ni las más ilustradas mentes del Vaticano hubieran sido capaces de discernir ni rebatir. Si los técnicos de los equipos de fútbol hubieran escuchado las nuevas técnicas descubiertas en las tabernas, sus equipos hubiesen llenado sus vitrinas de trofeos. Y muchas, muchas cosas más se han tratado en estas ricas y sabrosas charlas tabernarias.
El mundo del toro también es habitual fuente de inspiración. En Córdoba ciudad taurina por excelencia, muchos han sido los debates, la mayoría apasionados pues la tauromaquia, aunque parezca que no, en Córdoba se vive muy intensamente. Se habla de sus toreros, de los de fuera, se critica sistemáticamente a todas las empresa, es decir todos los empresarios que regentan los Califas son malos aunque no lo sean y luego son pocos los que se sientan en el tendido. De toros, es decir del bos taurus, poco se habla. Ya apunte que el cordobés es torerista, el toro se la trae floja. Encontrar un contertuliano ilustrado en sucesos de la dehesa, es encontrar un tesoro. Yo al menos tengo mucha suerte. Y digo que la tengo por que echar un medio (mitad de un cuarto de litro de vino) con Rafael es un lujo. Rafael fue vaquero en diversas ganaderías de bravo cordobesas. Alto, enjuto, la piel morena y curtida por el sol, dan reflejo de alguien que ha vivido por el toro. No llego a mayoral. Otros más cualificados le cerraron el paso, aunque Rafael es un compendio de sabiduría. Hablar con él de toros es un lujo. Lleva mas de veinte años jubilado, pero a sus setenta y tantos (nunca confiesa su edad), relata sucesos y da opiniones dignas de conformar un gran volumen. Por ello voy a relatar muchas de las cosas que me cuenta sobre los toros. Hechos por él vividos en las ganaderías donde prestó sus servicios. Opiniones personales de cómo debe de ser el toro, el toreo y todo lo que le rodea. Le garantizo que algunas son sentencias.
Le he buscado una foto. Cada vez que la vean, un relato de Rafael tendrá cabida en esta bitácora. Que les aproveche, merece la pena. Se lo garantizo.

4 comentarios:

cordbesa dijo...

como me gustaria escuchar algunas de esas tertulias donde se aprende tanto

Mayoral dijo...

Yo tambien he escuchado muchas historias en las tabernas, de la voz, de un gran banderillero cordobés, que fue figura de los novilleros en su tiempo, El Botines.Autentico, Puro, Romantico, Bohemio, un autentico juncal del toreo Cordobes, si contaran Nelson Villegas, Jose Luis Moreno, Javier Castro o el niño de botines Curro Martinez, las historias y vivencias que se le ocurria en los inicios de estos jovenes espadas por los pueblos cordobeses...

asturias dijo...

Creo que has tenido un gran acierto, los que amamos el mundo que rodea al toro en la dehesa, desde que nace hasta que es embarcado estaremos expectantes por los relatos que nos anuncias.

Salvador Giménez dijo...

Muchas cuentas me cuenta mi padre de El Botines. Un autentico personaje del toreo cordobés. También seria interesante hacer una bonita semblanza de alguien que ama tanto a la fiesta.