1/09/2011

EL GANADERO ERA: FLORENTINO SOTOMAYOR



El ganadero que aparece en la foto que ilustra la entrada anterior, es Florentino Sotomayor Moreno. Este criador de reses de lidia cordobés poseyó a principio del siglo XX, una vacada formada inicialmente, nada más y nada menos, que con reses de Miura.
Nacido en la población cordobesa de Bujalance, Sotomayor adquiere en 1911 diez vacas a Fernando Parladé, a las que agrega después un lote de ciento cincuenta hembras, quince utreros y quince erales de Eduardo Miura. Padrean estas vacas los sementales miureños “Lagarto”, “Guineo” e “Inspector”.
La ganadería se establece en el cortijo “Cuevas Altas” y “Córdoba la Vieja”, muy cerca de la capital cordobesa y tiene como mayoral a José Baena “el Rubio”, quien ya había ostentando dicho cargo en las vacadas del marqués de los Castellones y los distintos sucesores en su hierro.
El “Córdoba la Vieja” el nuevo ganadero tienta la totalidad de las hembras. Las faenas son dirigidas por el II Califa del toreo, Rafael Guerra “Guerrita”. A caballo intervienen los piqueros Rafael Márquez “Mazzantini” y “Sevillanito”. También colaboraron en las faenas de tentadero personajes de reconocido prestigio en la Córdoba taurina, como Antonio Cañero, “Machaquito” y “Cantimplas”. De estas faenas se aprobaron las diez vacas de procedencia Parladé y sesenta miureñas. Más tarde, en 1915, se hace con un toro de nombre “Superior”, con el hierro de Parladé, que dio carácter propio a la ganadería, atemperando la bravura indómita de lo procedente de Miura. Viendo el magnífico giro que da la vacada, vuelve a cruzar con dos sementales que adquiere a la marquesa de Tamarón, de nombre “Macarrón” y “Medialuna”, con lo que la sangre miureña va desapareciendo por absorción. Con estos productos se presenta en Madrid el día 25 de mayo de 1919, luciendo los toros con divisa grana y oro, y grabado a fuego el hierro familiar que tomase de su padre Eduardo Sotomayor Navarro.
Cuando la ganadería se encontraba en su mejor momento, un toro de la misma, de nombre “Gallego”, hiere mortalmente en la plaza madrileña de Vistalegre, el día 13 de junio de 1926, a Mariano Montes. Lo que supone un mazazo para el buen nombre de la vacada. Tanto es así que el ganadero decide deshacerse de ella y la permuta a los hermanos Martín Alonso en febrero de 1931.
Antes de esta permuta se reserva cincuenta vacas y los toros “Pegajoso”, adquirido previamente a Gamero-Cívico, y “Alondrito”, ya de pura casta parladeña, a las que une la totalidad de las de Martín Alonso, que procedían de Arauz hermanos, iniciando con ellas una nueva etapa ganadera. Retienta la totalidad de las vacas de Martín Alonso y ante el pobre resultado, se deshace de ellas enviándolas al matadero, con lo que inicia una nueva etapa, aunque con nuevo hierro y divisa, como ganadero. Fallece en 1934 y le hereda su hijo quien logra excelentes resultados con la ganadería creada por este cordobés que además de criador de reses de lidia, fue senador y diputado en Cortes.
Como curiosidad indicar que los hermanos Martín Alonso se deshicieron de la ganadería de Sotomayor en 1935, año en que la venden al matador de toros Marcial Lalanda, que la puso a nombre de su esposa Emilia Mejias. Prácticamente aniquilada en la guerra civil, el hierro llega a manos de Tomás Prieto de la Cal Divildos quien lo utiliza para herrar a los “Veraguas” que adquiere en 1945 a José Enrique Calderón, y que hoy lucen los últimos Veraguas del campo bravo español.

7 comentarios:

Menacho dijo...

Interesantísima entrada, Salvador. Pero muy, muy difícil de acertar...
A los de Despeñaperros p'arriba nos cuesta mucho conocer a estos personajes. Ánimo y sigue contándonos cosas tan atractivas!

Salvador Giménez dijo...

Sotomayor llego a ser conocido en todo el país. Su condición de politico le hacia ser un hombre público. Tanto es así que a la muerte de Montes, la prensa le arreó sin compasión. Es más se llego a decir que el toro "Gallego" era producto de un cruce que experimento en su ganadería cruzando vacas de Veragua con un toro de Miura, extremo este imposible pues no hay constancia documental que adquieriese nada "veragueño" y la sangre de Miura había sido absorbida por lo de Parladé. Hasta hace poco han quedado vestigios de sus toros en la ganadería cordobesa de hermanos López Aragón.

Juanito dijo...

Estupenda información histórica del
de la ganadería brava cordobesa.
Saludos.

Salvador Giménez dijo...

Gracias Juan. Como Sotomayor hubo muchos más, espero que poco a poco pueda ir haciéndoles justicia.

Emilio Lentisco dijo...

Excelente entrada Salvador. Sobre todo por ser un ganadero no muy conocido pero que tuvo su gran historia y sus grandes triunfos.
Hay unos cuantos más en Córdoba. A ver ni nos puedes ilustrar con la del muy nombrado pero poco conocido: Antonio García Pedrajas.
Enhorabuena de nuevo

risotoi dijo...

También tuvo bodegas de vino este ganadero.

Un saludo Salvador y feliz año

Salvador Giménez dijo...

Y una excepcional yeguada.