11/27/2012

TALAVANTE, CUVILLO Y EL TORO MEXICANO



Dice un viejo dicho castellano que por la boca muere el pez. Cuantas y cuantas veces nos tenemos que arrepentir por algo que hemos manifestado, y que después, a la larga comprobamos que no es más que una estupidez o falsedad. Somos, como ha quedado dicho, prisioneros de nuestras propias palabras en numerosas ocasiones.
Viene esto a colación por lo que han exteriorizado dos importantes habitantes del Planeta de los Toros en los últimos días. Ambos en relación al toro de lidia que se cría en México y que ha motivado todo tipos de reacciones entre los aficionados a la tauromaquia.
Primero fue el matador de toros extremeño Alejandro Talavante. El espada, en un encuentro en el rancho de San Miguel Allende con jóvenes aficionados aztecas, puso de manifiesto que el toro mexicano era mucho mejor que el español. En México obviamente gustó la afirmación de Talavante, pero en la península ibérica le llovieron críticas y censuras. Días más tarde y al hacerse público su propósito de encerrarse en Las Ventas, el próximo San Isidro, con seis toros de Victorino Martín, las aguas volvieron a su cauce.
No obstante en el día de ayer volvió a desatarse el huracán. A través de una red social y tras el exitoso resultado de la corrida del domingo en la Monumental de México, donde El Juli, Saldivar y Silveti salieron a hombros por la Puerta del Arrastre, el ganadero gaditano Álvaro Núñez Benjumea afirmó textualmente:  “Un día vinieron los mexicanos aquí….a ver si al final no tenemos que acabar yendo a México en busca de toros con clase!!!!! Para terminar diciendo:  “Y en gran medida es, porque aquí, se piensa más en el toro, y allí en el TOREO. El eje de la tauromaquia no es el toro, sino el TOREO.”
Lo siento mucho pero no tengo más remedio que discrepar con la opinión del criador de toros español. En primer lugar por su desconocimiento de la historia del toro bravo mexicano. No es que yo sea un estudioso en la materia, pero antes de hablar hay que informarse y luego opinar. Y después por asegurar que el eje de la tauromaquia es el toreo y no el toro.
México, al igual que España, vive un delicado momento en cuanto a la fiesta de los toros se refiere. Los aficionados no encuentran aliciente al no encontrar una figura referente, ni tampoco un toro con cuajo y casta. Sólo lo espadas españoles son reclamo en el país azteca, pero albricias, allí también han llegado mangoneando e imponiendo un animal que les permita “gustarse” y “disfrutar”, para sumar festejos en la campaña americana. Solo la torista plaza jaliciense de Guadalajara vela en cuidar la presencia de los toros, quedando como único baluarte de una afición más purista, ya que Distrito Federal camina entre animales insignificantes y escándalos como el acaecido con Enrique Ponce en la presente temporada.
El toro mexicano siempre ha sido un toro de menos presencia que el español. La ganadería brava mexicana comienza a asentarse ya iniciado el siglo XX, cuando se importan las primeras vacas de ganaderías españolas. Hasta entonces se solían utilizar como raceadores los toros que se llevaban desde España destinados a ser lidiados. La ganadería mexicana sienta sus pilares, como ya ha quedado expuesto, en 1908 cuando por Bombita a instancia de Antonio Llaguno, se llevan seis vacas y dos novillos de Saltillo a la vacada de San Mateo, aumentada dos años después con diez vacas más del mismo hierro y que suponen a la larga la fuente de donde beben toda la ganadería brava mexicana.

Buenos ganaderos pues debieron ser los hermanos Llaguno, Antonio y Julián, que con un hato de dieciséis vacas y un toro, aclarar que los otros machos acabaron en manos de otros criadores, no solo hicieron una ganadería, sino que formaron prácticamente la cabaña brava mexicana. Por lo tanto en México nos encontramos, como ya dijo Delgado de la Cámara, con un toro mestizo. Un toro que no puede compararse con los españoles de ninguna de las maneras por mucho que, un artificioso triunfalismo, llene las plazas ante una afición ayuna de muchas emociones y deseosa de que la fiesta en el país salga del profundo bache que atraviesa desde hace unos años.

Más vale que en lugar de mirar el toro mexicano, el señor Núñez Benjumea tomará nota del trabajo hecho por los antiguos ganaderos mexicanos, que con vacas criollas y otras pocas importadas de España, lograron hacer una obra que aún perdura y que los actuales ganaderos mexicanos siguen mirando a España para mejorar sus vacadas. Señal que demuestra que la bravura goza de carta de naturaleza en nuestra piel de toro. Antes del cierre de fronteras sangres muy distantes de la mayoritaria de Saltillo, fueron entrando en México. En Barralva se adquirieron elementos de Atanasio Fernández; en Santa María de Xalpa Parladés a través de Domecq y Torrestrellas en el Torreón de Cañas.
En cuanto a su segunda afirmación de que el eje de la tauromaquia es el toreo, poco que decir. El cría un toro para el toreo y esta en su perfecto derecho. Pero que respete a la fiesta. Con afirmaciones como las que ha hecho muestra el pobre estado en que ésta se encuentra. El todo vale se ha implantado impuesto por un "sistema" que está dañando los valores de esta fiesta tan nuestra. Aunque ya suene a tópico, el enemigo está dentro y no fuera de las plaza gritando y haciendo ruido. O lo extirpamos de raiz, o esto se nos va a la mierda. 
La próxima vez que quiera expresarse que lo piense antes de decirlo, que cuente hasta diez. Si no habrá que advertirle en plan borbonico: Porqué no te callas¡¡¡

Fotos: Toros de Barralva (atanasio); Santa María de Xalpa (domecq) y Torreón de Cañas (torrestrella)

4 comentarios:

J.A.R. dijo...

Guadalajara con una autoridad impuesta por la empresa ya no es ni la sombra de lo que era, hoy es otra plaza donde se lidian becerros...Lo demás de acuerdo, sin desperdicio la entrada, en México la fiesta es un simulacro todo el año y en invierno los toreritos amanerados como talavante, manzanares,yuli y demás van a tentar de luces haciéndo el bello negocio de mínimo esfuerzo y máximo rendimiento.

Alberto Ariza Moreno dijo...

La temporada americana nunca acabó de convencerme pero el toro de allí aún menos. Tienen una forma de embestir muy pastueña (a Cuvillo le da por decir que tienen clase) que particularmente no me gusta nada. Además suelen tener una presencia escasa, pero por si acaso, las figuras van y los ponen como si fuesen para rejones.

El señor D.Alvaro, ganadero de Cuvillo, creo que se centra en buscar un toro con matices como la clase, la humillación y demás caracteres secundarios, pero sin darle importancia al valor principal que es la bravura. Creo que ese es el problema de esa ganadería y por eso ha pegado este bajón este año, por la falta de fondo de bravo.

En fin no me alargo más. Enhorabuena por la entrada y por el blog. Saludos desde el blog "El Secreto de la Bravura".

Salvador Giménez dijo...

A J.A.R decir que es triste que Guadalajara hay perdido su personalidad y haya caído también en manos de las figuritas de cartón que copan el toreo.
Alberto me alegra ver que un nieto de la mano derecha de Manolo Camacho, siga este modesto blog.

Un saludo a ambos

franmmartin dijo...

Muy en su punto y acertado todo el comentario,así como las opiniones de los lectores,que suscribo de pe a pa.
Vi por televisión " la corrida del siglo" desde la México con el triunfo del Juli y sus compañeros mártires y todo me pareció un simulacro y un cachondeo,tanto por parte de los comentaristas de la Televisión ,como por un público cándido y desorientado.
Lo del ganaduros del Cuvillo es una muestra clara de que la Fiesta está en sus últimos estertores.Esa es la realidad,el rey está en pelotas, aunque todavía quede quien le dice con entusiasmo que su traje es esplendoroso ,porque ahora se hacen los trajes como nunca.