5/19/2011

CORDOBA 2011 ¿PUNTO DE INFLEXION?


Quedan días para que se vuelvan a abrir las puertas del Coso de Los Califas. Una nueva edición de la feria taurina de mayo comenzará a vivirse en Córdoba. Tras años de mediocridad, de perdida de peso en el mundo del toro, de convertirse en una plaza sin trascendencia alguna, ha llegado la hora de la verdad. Todo apunta a que es la hora de volver a ser lo que se dejo de ser. Por malas gestiones anteriores, por dejadez, por confianza, por querer seguir viviendo del pasado y por otras más causas, Córdoba para el taurinismo no es más que otra plaza de provincia. Es triste. Con lo que ha aportado Córdoba a la historia del toreo y en las horas tan bajas que nos encontramos.
Es la hora de resurgir. La nueva empresa ha desembarcado con ganas. Nos presenta una feria de gran nivel que tras lo acontecido en Sevilla y lo ocurrido hasta hoy en Madrid, ha multiplicado su interés aún más. Los rotundos triunfos de El Juli y Manzanares en Sevilla, corroborado por el alicantino en Jerez, Valladolid y hoy en Madrid, la emotiva faena de Talavante en Las Ventas, la disposición del novillero Víctor Barrio en la capital de España, los aniversarios de alternativa de los dos matadores cordobeses más representativos, Finito de Córdoba y José Luís Moreno, las máximas figuras del toreo a caballo reunidas en un cartel sin igual, son atractivos más que suficientes para que Córdoba tenga ganas de toros. Con estos carteles ha llegado la hora de ir a la plaza, de ocupar sus tendidos, de mostrar al planeta toro que la afición cordobesa es sabia, que no es una afición provinciana, que es algo más.
¡Pero ojo! Tampoco debemos de dejarnos llevar por la euforia. Exijamos un toro con trapío de una plaza de primera como Córdoba, bravo en los tres tercios e integro en su fisonomía. Exijamos también una lidia total, sin mutilaciones, o sea plena en sus tres tercios, reivindicando así el más importante para calibrar la bravura, el de varas. Pidamos también compromiso a los toreros que se anunciaran tarde tras tarde, que no vengan a cubrir un tramite, a cubrir un expediente sin más. Que vengan a tributar las páginas que Córdoba ha escrito en la historia del toreo. Exijamos a los que velan por la integridad del espectáculo que velen por los derechos de los que pasan por taquilla tarde tras tarde. Que no se plegue a los intereses de los “taurinillos de tres al cuarto” que pululan por corrales y callejones.
Para recuperar el terreno perdido hace falta que el público cordobés de la talla. Primero acudiendo a una plaza que este año va a ser testigo de unos carteles tremendamente interesantes, gracias a una empresa profesional, solvente y que parece que ha sabido coger el pulso a la afición. Segundo, no dejarse llevar por “chauvinismos”, modas y corrientes al uso. Tercero, exigiendo compromiso de los actuantes. Y la más importante demandando un toro acorde a lo que siempre ha sido para la fiesta, su pilar básico y fundamental. Tras el buen trabajo de la nueva empresa, la pelota ahora está en nuestro tejado. La afición cordobesa tiene la última palabra.

4 comentarios:

Eloy Fernández Bretones dijo...

Puntos fuertes de esta feria en mi opinión:
-La novillada. Que tiene un aspecto realmente sensacional.
-La Quinta, por tres razones. Por ver al Finito sin su carretón de Domeque, por el ganado en si y por El Juli, que ahora es el qiue manda en esto.
-Manzanares.
-Moreno

Salvador Giménez dijo...

La novillada de por si ya era actractiva. Los dos novilleros de mas tirón del momento, Alamo y Barrio. El último en Madrid ha estado como siempre debe de estar un novillero. La proyección del "adoptado" Juan Ortega y los novillos de Fuente Ymbro incrementan el interés del cartel.
El miercoles el triunfador de la feria del año pasado, José Luis Moreno, y uno que ha recuperado crédito con su salida a hombros en Madrid. Cayetano es el lazo, solo estético, pero el lazo.
El jueves. El Fino con los santacoloma, encaste que le viene bien, o al menos antes le venia. Esperemos un Fino en vena, porque si no se puede liar parda. Un Juli que le pega pases al "carro de los helaos" y Perera que tiene que dar algún día el zapatazo. El viernes la maestria de Ponce, la genialidad de Morante y un Manzanares cada vez mas figura del toreo. El sabado "pan y toros" aunque Leandro puede sorprender. Y el domingo lo maximo del arte del rejoneo.
Vamos si no va la gente a la plaza es para cerrarla y no abrirla más.

Juanito dijo...

Estoy de acuerdo con ustedes, practica mente en todo, no obstante queda por ver, si se vuelve hacer temporada en Córdoba y esas novilladas con y sin picadores tan necearías para el futuro de la FIESTA, si se darán o no.
La afición y la empresa tienen la palabra.

Salvador Giménez dijo...

La empresa ha hecho un esfuerzo para programar una feria de primera. Es ahora cuando la afición tiene que estar a la altura. Si acudimos a la plaza de seguro que la casa Chopera programará festejos menores para promoción de la fiesta. Eso esta claro.